La carga de combustible en barcos y sus precauciones

La carga de combustible en barcos actividad también denominada como repostaje es un proceso que acarrea diversos peligros. A pesar de las diversas herramientas que existen en la actualidad el factor de riesgo asociado a las limitaciones de combustible siempre se encuentra presente. Un elemento que todo propietario de embarcaciones debe considerar es el estudio en el análisis de la relación eficiencia y distancia a recorrer en cada trayecto. Dada la vulnerabilidad del mercado español ante este tipo de eventos se han instalado múltiples iniciativas.

La empresa Repsol ha invertido en la instalación de un total de 68 puntos de abastecimiento de combustible a lo largo del territorio nacional. Los mismos tienen el propósito del mantenimiento de la vida útil en cada motor de las embarcaciones. A pesar de la oferta el proceso de repostaje debe ser realizado atendiendo a diversos elementos. Los más importantes se encuentran descritos a continuación.

¿Cuáles son las principales estrategias para que la carga de combustible en barcos sea un proceso completamente seguro y efectivo?

El propósito de estas diferentes técnicas consiste en proteger a la integridad tanto de la embarcación como de quienes allí conviven. Para ello, la tripulación debe estar ausente durante el proceso de llenado. Única presencia del patrón de navegación encargado de supervisar cada una de las partes de la carga de combustible en barcos. La vigilancia de estos procesos debe ser vital y continua ya que elementos como desperfectos mecánicos o derrames pueden ocasionar multas o accidentes.

El motor debe apagarse para comenzar el proceso de llenado. Esto se hace con la intención de evitar cualquier tipo de chipa que fomente una ignición no controlada. Igualmente deben eliminarse cualquier factor que fomente tal hecho, tales como luces auxiliares, linternas entre otros. Igualmente resulta desaconsejable actividades como la fuma, encendido de colillas y mecheros o empleo de teléfonos celulares durante el proceso.

Apuntes Finales: El tratamiento y gestión del tanque de almacenamiento dentro del proceso de repostaje de barcos.

A pesar de las recomendaciones de eficiencia el nivel final de combustible que debe reservarse dentro del tanque nunca debe ocupar su totalidad. El mismo solo debe ser equivalente a un 90% de su espacio total. Esto implica tener conocimiento previo sobre la capacidad de nuestro depósito. Todo accidente o derrame de combustible debe ser limpiado de inmediato. Una variante del proceso consiste en el repostaje de bidones. Para esto siempre hay que considerar su previa homologación y la gestión del llenado únicamente en espacio habilitados en tierra firme.

Una vez finalizado el proceso de carga de combustible en barcos debe procederse al encendido del mismo. Para ello, el propietario debe revisar el estado del compartimiento del motor. La presencia de olores de combustible indica probables fugas por lo que el encendido del motor no debe hacerse. Los expertos recomiendan que durante los primeros minutos la velocidad a emplear sea menor a la capacidad media. Posteriormente a medida que el nuevo combustible sea incorporado al sistema y el barco se encuentra a una distancia segura de la estación de repostaje se procede a la velocidad final.

Imagen cortesía de Comprar Gasoil (comprargasoil.com). Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *