Pintar un barco como estrategia de mantenimiento

Pintar un barco es una acción que mucho más allá de los criterios estéticos está muy asociada a su nivel de mantenimiento. Cada una de las capas de pintura que a todo diseño se le pueden suministrar pierde su brillo con el paso del tiempo. Cerca del final de la vida útil de un navío, el pulido perderá cada vez más su efectividad por lo que el mantenimiento deberá ser un elemento que ira a la par con la renovación de la pintura. En este artículo se presentan las secciones en donde el mantenimiento deberá ser una prioridad a la hora de la aplicación de las nuevas capas de pintura.

Técnicas para la preparación de la superficie de forma previa al proceso de pintar un barco

Se trata de la técnica de mantenimiento de embarcaciones más importante para la aplicación de cualquier capa de pintura sobre un barco. Para que el acabado final tenga un resultado perfecto es necesaria la previa reparación de imperfecciones que la superficie del navío haya experimentado durante toda su vida útil. Para ello, una de las formulas con más eficacia en el mercado es el uso de la masilla y el lijado.

Mediante la aplicación de base sintética y la posterior adecuación, será posible obtener una superficie suave y homogénea que favorezca la adherencia del pigmento. Posteriormente debe aplicarse con brocha una capa de imprimación para verificar las irregularidades que en la superficie sean o resulten imperceptibles para el espectador.

Apuntes Finales: El adecuado lijado de las capas de pintura vieja como método para garantizar el mantenimiento de la vida útil de la superficie del barco.

Hoy en día la mayoría de los productos para la eliminación de capas de pintura vieja no resultan completamente aconsejables para su uso en barcos de fibra de vidrio. Pues en sí mismos comprenden un conjunto de substancias que resultan nocivas para el gelcoalt y el soporte sintético de todo barco. En dichos casos el lijado mecánico suele ser la opción perfecta e ideal para este tipo de contratiempos.

Previamente a pintar un barco también deben considerarse la dificultad que tienen ciertas capas o secciones de la pintura de una embarcación para ser retiradas. Una de las secciones que más frecuentemente de adapta a este perfil de trabajo es la cubierta. Para este tipo de secciones se recomienda el uso de una pistola de aire, con la cual, se le otorgara a la superficie la estabilidad deseada y se evitara cualquier tipo de agresiones.

Imagen cortesía de Doug Logan (boats.com). Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *