Pautas a tener en cuenta para la limpieza de barcos: Camarotes y baño

limpieza-barcos

Una limpieza exhaustiva es la manera de conservar las embarcaciones en perfectas condiciones para una navegación cómoda y segura; además, la correcta limpieza del barco permitirá que la puesta a punto sea más fácil y económica.

Son muchos los aspectos  tener en cuenta. Empezaremos por la limpieza de camarotes y baños:

  1. A la hora de limpiar estas zonas de la embarcación conviene limpiar muy bien las escotillas, endulzar las juntas y eliminar la sal de los cristales y partes de inoxidable del portillo. Para esta tarea deberemos utilizar agua y un potente antical que nos ayude a limpiar y proteger todas las zonas de metal y los cristales.
  2. En los baños, los grifos suelen presentar puntos de oxidación o de hongos… Aunque no es complicado tratar estas zonas, es muy importante darles un mantenimiento y limpieza continuos.
    La oxidación, e incluso los hongos desaparecen relativamente fácil al frotar bien utilizando agua y jabón.
  3. Otro «problema» habitual es encontrar manchas oscuras o de cal en la taza del baño. Encontraréis en el mercado productos desincrustantes que os ayudarán a eliminar esas antiestéticas manchas y dejar la taza del baño impecable.
  4. No podemos olvidar los elementos que no están tan a la vista. Las mangueras del inodoro, por ejemplo, están expuestas condiciones desfavorables provocadas por el agua del mar. Para evitar la putrefacción de las mismas conviene bombardear con frecuencia y repetidas veces con agua potable la taza del WC.
    El agua potable contiene cloro que favorece la limpieza y no cuenta con microorganismos (plancton, algas, etc) como ocurre con el agua del mar. Así, no solo alargarás la vida útil de las mangueras, sino que estarás los desagradables olores provocados por esos microorganismos al descomponerse.
  5. Los suelos del baño son otro elemento algo complicado de mantener impecable por el antideslizante moldeado en el mismo gel-coat. Pero no es imposible.
    Lo primero que necesitas es un limpiador potente. Frotar. Y para el acabado, aplicar de nuevo el producto y utilizar una pistola de agua a presión. Es la manera más sencilla de arrastrar toda la suciedad y deja el suelo impecable.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *