Los motores de barcos y los principales consejos para la prevención de fallas

A lo largo de su vida útil, los motores de barcos experimentan un sin número de fallas, desperfectos y alteraciones, las cuales indicen directamente en la seguridad al navegar. De acuerdo a las mayorías de las empresas técnicas el origen de cada de ellas subyace no solo en el deterioro natural de las piezas, sino en el modo de uso que su propietario a su motor le pueda otorgar.

Este artículo reúne las principales soluciones a las fallas más comunes sufridas por estos equipos. Los consejos en cuanto a su reemplazo y mantenimiento se encuentran asociados siempre desde un enfoque de manera preventivo. El impacto de cada uno de los mismos dependerá por tanto en como el tripulante pueda ofrecer protección a sus elementos y a su mecánica resistencia interior.

Mantenimiento de los motores de barcos: Principales nociones relativas a los sonidos no deseados.

El descenso de presión en la correa puede crear molestos sonidos agudos a la hora de su funcionamiento. De igual manera cualquier fallo con equipos como válvulas, elevadores o balancines puede crear pequeños chirridos de constitucion metálica e incoherente. Son dichas anomalías junto al fallo de la bomba de agua, los principales ruidos que los motores acuáticos poseen durante la mayor parte de su periodo de vida útil.

El cambio de olor como indicador máximo de problemas en el funcionamiento.

Cuando las fallas de los motores no atacan a elementos estructurales las mismas pueden deberse a cambios en la constitución del combustible y demás aceites. Las fallas en el rotor de la bomba de agua o fluctuaciones de la correa desprenden un olor semejante a goma quemada. Otras variantes del proceso producen un fuerte olor a aceite quemado como en el caso de las fugas de lubricante y refrigerante.

Principales consejos de seguridad relativos al uso de filtros y termostatos.

Se tratan de dos piezas cuyas variabilidades no dependen regularmente del servicio técnico, por lo que todo usuario amerita saber controlar. Respecto al uso de los termostatos las fallas más comunes provienen de la errónea colocación del mismo. Si el sensor se encuentra inverso al lado interno, el sistema se recalentara con alto peligro de quemaduras. Los dos filtros de los motores de barcos deben usarse siempre en una proporción de 30 micras a 2 de manera respectiva. Favoreciendo así una mejor y más óptima carga de filtrado.

Apuntes Finales: El hidromantenimiento, uso del aceite y otros importantes implementos esenciales.

Una de las principales situaciones que debe ser evitada es la comprobación del motor durante momentos en los que la hélice se encuentre fuera del agua. Realizar una actividad semejante podría ocasionar severos daños en el impulsor de la bomba de agua. El aceite utilizado deberá ser siempre de alta calidad, por lo que un precio más económico no siempre será la mejor opción para ello. En el caso del combustible, se cumple la misma normativa. En el caso contrario los motores de barcos podrán exponerse a fallas en los cilindros, pistones y anillos.

Imagen cortesía de Albert Brel (nauticayyates.com) todos los derechos reservados

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *