Principales medidas de emergencia para la prevención y contención de un incendio a bordo

Poseer un yate lujoso y cargado de importantes ventajas tecnológicas no es garantía de la improbabilidad de no poder sufrir un incendio a bordo. Los factores capaces de desencadenar este tipo de eventos, van desde cortos circuitos, fallas de combustión y accidentes de cocina. Razones cuales todas pueden suceder desde las embarcaciones privadas más pequeñas hasta las de mayor envergadura y ampliamente cotizadas.

Hacer frente a este tipo de eventos indeseados es un proceso el cual dentro del mundo náutico consta de tres etapas principales. La prevención siempre la más importante de todas ellas, claramente asociada al mantenimiento del mismo. Y la contención y la extinción, las cuales ameritan el desarrollo e implementación de diversos sistemas de control de fuego.

El incendio a bordo y los principales sistemas náuticos para el control y extinción inmediata de fuegos.

El tiempo con el que la tripulación y demás ocupantes cuentan para controlar un escenario de este tipo es completamente reducido y limitado. Un solo error de cálculo podría hacer que toda la embarcación sea arrasada por el fuego. De allí que el proceso sea distribuido entre las fases de contención y extinción. Durante los instantes iniciales del proceso, los primeros elementos involucrados serán los sistemas contra incendio. Tales como difusores de agua, detectores y alarmas.

En el caso de que la ignición sobrepase estos parámetros establecidos. La embarcación deberá contar con equipos de mayor sofisticación y complejidad. Entre ellos se cuentan las mangueras de agua y diversos modelos de difusores. Otros importantes equipos vitales para hacer frente a los nocivos efectos de un incendio a bordo son los denominados equipos portátiles. Categoría en la cuales se pueden aupar extintores variados, boquillas de respiración y baldes o cubetas de emergencia.

Apuntes Finales: El mantenimiento preventivo y sus más importantes claves para la prevención de incendios.

La gran mayoría de estrategias, de las cuales depende el hecho de evitar que los incendios a bordo lleguen a gestarse.  Dichas estrategias pueden ser comenzadas desde el momento mismo de la compra o adquisición de la embarcación . El grado de mantenimiento que se le ofrezca a la nave también puede ser un factor elemental. Las fallas más recurrentes como fugas de combustible, cortocircuitos y accidentes de cocina nunca suceden sin dar señales previas de alarma.

La preparación que la tripulación pueda tener sobre la manera en cómo debe reaccionar frente a un incendio a bordo. También resulta un factor clave aun cuando a la reducción de daños y a la posible pérdida de vidas humanas. Al final, será pues la conjunción de todos estos consejos y estrategias las que si bien evitaran a este tipo de siniestros. También permitirá en esencia gozar a los ocupantes de un excelente y seguro viaje.

Imagen cortesía de Pedro Galiano (marbellaconfidencial.es) todos los derechos reservados

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *