La clasificación de los chalecos salvavidas y tipos de uso.

Los chalecos salvavidas y sus tipos, son un implemento de seguridad. Ya clásicamente usado para diferentes módulos de protección situados dentro de la industria del transporte y la recreación. Seamos o no experimentados navegantes, siempre es recomendable contar con su presencia dentro de nuestro yate o velero. Dada la imprevisibilidad de las condiciones adversas, impuestos en las costas españolas. Sea ya tanto las atlánticas como en el lado mediterráneo.

Ante toda esta variedad de gamas y usos que el uso de chalecos salvavidas puede presentar. La clasificación de los mismos obedece a su característica fuerza normal o ascendente, producto de su índice de flotabilidad. En referencia a la capacidad de ascenso y retención de cada persona. La cual solo deberá portarlo, solo según criterios como la edad, el peso, condición de salud y según además la siguiente clasificación.

• Chalecos salvavidas tipos de 50 N.

Este primer genero de chaleco, ha sido diseñado con una fuerza de soporte equivalente a unos 5 kilogramos. La razón de su escaso nivel de flotabilidad. Es que se trata de modelos que solo deben ser usados por personas con una amplia experiencia en la natación sobre aguas profundas. De allí que su porte solo sea una ayuda complementaria. Dadas estas características, en nuestra embarcación solo deberán estar presentes en el caso de la realización de deportes náuticos recreativos. Como vela, surf o esquí náutico.

• Chalecos de 100 N:

Poseen una capacidad de soporte de 10 kilogramos. Duplicando a su género anterior y que por lo tanto solo deben ser usados por individuos que carezcan de destrezas en el nado. La homologación clásica de este tipo de modelos. Los incluye siempre dentro del equipo de seguridad para aquellas travesías que contemplan su mayor campo dentro de las zonas marítimas de navegación correspondientes a las áreas 7,6 y 5.

• Chalecos de 150 N:

Dentro de todos los chalecos salvavidas y sus tipos, se trata del genero de diseño exclusivo para propietarios de embarcaciones. O bien de yates particulares dedicadas a la navegación de recreo. Su flotabilidad al mínimo es de 15 kilogramos. Lo cual a nivel general los dota de fuerza suficiente como para sostener el cuerpo de una persona inconsciente que haya caído al agua de manera accidental. De allí, que se homologuen exclusivamente para regiones marítimas equivalentes a los números 2, 3 y 4.

• Chalecos de 275 N:

Específicamente equipados para navegación en zonas oceánicas de tipo 1. Los cuales no están diseñados para su uso por parte de personal civil. Ya que dada su fuerza de flote. Solo poseen la capacidad para su uso por parte de personal de trabajo en altamar como ocurre en el caso de la. A diferencia de otros géneros chalecos salvavidas y sus tipos la movilidad durante su uso suele ser mucho más reducida.

Imagen cortesía de Zhiyou Marine (spanish.marineoutfittings.com) todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *