Comprar un barco: claves para la decisión

comprar un barco

Comprar un barco no es algo que hagamos todos los días. Al menos no la mayoría. Se trata de una decisión importante que hay que tomar a conciencia. Y para ello, es decisiva la prueba de navegación que realizamos antes de la compra, es un momento revelador ya que es donde se evidencian aun más los problemas estructurales; además, el comportamiento del barco ha de satisfacernos.
Tanto en barcos de vela como de motor, la prueba de navegación es el momento en el que futuro armador y barco se presentan formalmente con vistas a una larga relación. Ya se sabe lo que se suele decir, que «lo que mal empieza…», por eso es mejor que la presentación nos deje un buen sabor de boca.

Las prisas no suelen ser buenas consejeras

No te pongas prisas, ni aceptes que te las impongan a la hora de probar el que puede ser tu barco. La duración de la prueba dependerá del tiempo que necesites para chequear correctamente los diferentes elementos.
Para ello, e aconsejamos no ir a ciegas o recurrir a la improvisación, si cuentas con una lista de elementos a comprobar, te será de gran ayuda y puedes incluir temas que te hayan parecido importantes o relevantes en una visita anterior o que simplemente te parezcan importantes.

Y todo ello sin quitar la atención de la respuesta del barco, de su comportamiento cuando estamos haciendo la prueba. Fíjate muy bien cómo reacciona, la sensibilidad del timón,cuál es su capacidad de maniobra, etc.

No te apresures, de tu capacidad de evaluar el estado del barco y el cálculo de la inversión que deberás hacer tras su compra depende tu satisfacción al adquirirlo. Y calcular bien todo te ahorrará, sin ninguna duda, muchos disgustos.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el del consumo del motor. Y el mismo has de tenerlo en cuenta de acuerdo con nuestras intensiones de uso, es fundamental saber con qué autonomía contaremos.

Si durante la prueba de navegación hay un poco de ola, mejor que mejor, ya que es buen momento para ver el comportamiento del barco y también ver que es lo que pasa en el interior. Porque sí, en el interior también pasan cosas.

Pero lo más importante es ese momento en que nos sentamos frente al timón, en el puesto de mando y sentimos vibraciones, movimientos, ruidos… y, por supuesto, esas sensación casi indescriptible y única que nos ofrece un barco que se ajusta a nuestros deseos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *