La contaminación por plástico ha llegado al fondo de los océanos

contaminacion

Toda advertencia y concienciación parece ser poca. Que la contaminación de los océanos es un grave  problema que nos acab afectando a todos, no es una noticia nueva para nadie; de hecho, en nuestro blog hemos hablado en alguna ocasión de las consecuencias e incluso os hemos propuesto algunas medidas que poniendo en práctica nos ayudan a evitar la contaminación cuando navegamos, por ejemplo.

Un estudio financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC) y el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural (NERC), en colaboración con la Universidad de Oxford, la Universidad de Bristol, el Museo de Historia Natural de Londres, y el Staffordshire University’s Department of Forensic and Crime Science, encuentra restos de plástico en animales marinos que viven en aguas profundas y asegura que los resultados son contundentes y el estudio está libre de contaminación potencial.

El impacto de la contaminación en general y del plástico en particular, tiene unas consecuencias devastadoras. Pero no ha sido hasta ahora que se ha podido confirmar que todo el plástico que ha acabado en los océanos, al tocado su fondo: científicos que trabajan en medio del Océano Atlántico y el suroeste del Océano índico, han hallado evidencias claras de micro fibras de plástico ingeridas por animales que habitan en aguas profundas (entre 300 y 1800 metros de profundidad); concretamente en cangrejos, langostinos y pepinos de mar.

Laura Robinson, profesora de geoquímica en la Bristol’s School of Earth Sciences, nos recuerda que, “este resultado es realmente sorprendente y un verdadero recordatorio de que la contaminación plástica ha alcanzado ya a los extremos más remotos del planeta”.

Poliéster, nylon y acrílico, fueron algunos de los tipos de plástico que se encontraron dentro de los animales. Y gran parte de estas micro fibras llegan al océano como consecuencia de la ducha. Una sola ducha se pueden generar 100.000 partículas de plástico que acaban en el océano y que, más tarde, son ingeridas por los animales.

¿Viven en el mar Mediterráneo animales potencialmente peligrosos?

pez escorpión

La costa mediterránea es uno de los principales destinos de vacaciones, uno de los lugares del mundo preferidos por los que buscan desconectar, millones de turistas pasean cada año por las diferentes costas del Mediterráneo. Ahora bien, ¿viven bajo sus aguas criaturas peligrosas?

No sabemos si es las respuesta que esperas, pero la verdad es que sí. El Mediterráneo es el hogar de un sinfín de peces venenosos, medusas, anémonas, etc. Pero, siendo justos, lo cierto es que la especie más peligrosa de todas somos nosotros, los humanos.

Pero, sin lugar a dudas, la mejor protección que puedes tener ante esto es precisamente conocer la propia fauna y respetar el medio. Ello implica no tocar nada y, sobre todo no comer algo que no conocemos y minimizar en a medida de nuestras posibilidades el impacto que provocamos en el medio.

Cuando hablamos o escuchamos hablar de animales marinos peligrosos, automáticamente pensamos en tiburones u otros grandes depredadores. Es muy raro encontrarse este tipo de animales en el Mediterráneo, al menos no en líneas de costa. Sin embargo, sí habitan cerca otros animales que, quizá por su tamaño o porque no tienen tanta fama, no son tan temidos pero también peligrosos… Un buen ejemplo de ello son las medusas, los erizos de mar, las anémonas, los congrios, las morenas, las arañas de mar, rayas, etc.

No podemos obviar que, aunque nos encante el mar, el agua no es nuestro medio, el mar no es nuestro hábitat. Y las especies que habitan bajo las aguas, no han evolucionado ni se han especializado para convivir ni para defenderse del ser humano. Lo que tratamos de decir es que cuando somos atacados por alguna especie es porque se han sentido atacados de alguna manera y han activado sus métodos de defensa y/o caza.

Si estás planeando tus vacaciones en algún rincón de la costa mediterránea, para evitar algún susto, lo ideal es precisamente lo que comentábamos antes: respetar el medio, no coger los animales, ni comerlos si no sabemos realmente qué son y tratar de minimizar el impacto de nuestro paso. Por lo general las cosas del Mediterráneo son costas seguras y muy tranquilas. Y si se produce algún incidente y no conoces la manera correcta de actuar, acude a profesionales.

En busca de barcos no contaminantes

Los barcos son, en el sector de los transportes, el medio más contaminante. Por lo tanto, no es de extrañar que el sector tecnológico esté centrando gran parte de sus esfuerzos en buscar y crear alternativas.

Hablaremos, en este caso, de movilidad eléctrica en el sector naval:

Ferry eléctrico

ferry eléctrico

Se trata del primer ferry del mundo que se moverá con un motor eléctrico y estará destinado al transporte de coches. Sus 80 metros de eslora realizarán la ruta que conecta Lavik y Oppedal y lo podrán hacer con unos 120 coches y hasta 360 pasajeros a bordo.

Este barco estará propulsado con un sistema compuesto por dos gigantescos motores eléctricos de 800 kW (1.087 CV) de potencia máxima y con un peso total de 11 toneladas. Podrá surcar los fiordos noruegos a una velocidad de crucero de unos 11 nudos (20 km/h).

Destaca por contar con un doble casco de aluminio que sustituye al habitual acero en otros barcos.
Cuenta además con baterías gigantescas capaces de recargarse en 10 minutos (lo que duran las escalas intermedias de la travesía).

El objetivo de este barco, ahorrar la friolera cantidad de 1.00.0000 de litros de combustible al año, lo que suponen unas 600 toneladas de CO2 que evitará que se emitan a la atmósfera.

Catamarán solar

catamarán solar

Planetsolar es el catarán solar más grande construido. Este barco, el pasado año 2010 comenzó su particular vuelta al mundo por mar impulsado únicamente por energía solar.

572 metros cuadrados de células fotovoltaicas situadas en la cubierta alimentan los 120 kW (163 CV) de su motor eléctrico.

Inició la vuelta al mundo y la finalizó 19 meses más tarde…

¿El objetivo de este barco? Promover el uso de energías renovables limpias y demostrar que son factibles.

 

¿Puede este dispositivo limpiar los océanos?

Lo que comenzó como un proyecto de la escuela secundaria de un adolescente holandés, podría hacer historia. Boyan Slat, un joven con muchas inquietudes ha ideado un innovador proyecto de limpieza de océanos con el objetivo de limpiar de él las incontables toneladas que se han vertido.

boyan slat

Hace apenas unas semanas todos los medios nos dejaban estupefactos al lanzar a la luz una realidad que muchos, hasta ahora, no queríamos ver: en 2050, habrá en los mares y océanos más plástico que peces.

“Al año se vierten al océano entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico, cuyas consecuencias no sólo afectan a la fauna marina sino que nosotros mismos nos vemos perjudicados directamente fruto de la contaminación de nuestra cadena alimenticia.”
“Un estudio presentado esta semana en el Foro Económico Mundial de Davos ha arrojado datos escalofriantes sobre la salud de nuestros océanos. Si en 10 años se calcula que habrá una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces, para 2050 se espera que la proporción de plástico en el mar sea por primera vez mayor a la de peces.” Informa a través de esta noticia Discovery Max.

Hasta ahora las propuestas para limpiar los océanos giraban, en su mayoría, por enviar barcos que recogieran los plásticos que encontraban a su paso. Es precisamente sobre esto sobre lo que Boyan Slat no paraba de pensar; quizá, más que en la propuesta, en crear otra de bajo coste que fuera más efectiva. Y tras mucho trabajar en ello, la idea definitiva tomó forma: Su propuesta consiste en instalar una gran barrera angulosa en las áreas de mayor acumulación de basura en los océanos y aprovechar las corrientes marinas para que lleven la basura hasta allí, donde es recogida.

La idea de Boyan Slat la podemos resumir en una pregunta: ¿Por qué pasar a través de los océanos si los océanos pueden moverse alrededor de este sistema? 

La idea es tan simple, tan clara, tan aparentemente importante que el vídeo que promocionaba el proyecto fue visto en muy poco tiempo recibió millones de visitas. “Por qué no estamos financiando esto?” era la pregunta habitual de los usuarios.
La financiación no es el único problema. Lo primero a pulir es la resistencia del elemento, ya que podría no resistir la primera tormenta o un maremoto. Pero además, el amarre de algo tan grande y tan delicado a profundidades oceánicas que alcanzan hasta 4000 metros, no sería una tarea fácil. Aunque tampoco hay imposibles. Quizá pronto se encuentre solución a todos los interrogantes que frenen la construcción de este sistema que podría reducir en tan solo unos años el enorme impacto del hombre en los océanos.

Dos australianos crean un basurero acuático que recoge la basura del mar

seabin project

Hace tan solo unas semanas hablábamos sobre cómo frenar la contaminación marina (por nuestro propio bien). El impacto cero es muy difícil, pero sí son muchas las medidas que podemos tomar para evitar que nuestros desperdicios acaben en el mar causando daños casi siempre irreparables.

Ante el problema de la basura que acaba en mares y océanos, algunos deciden actuar para tratar de frenar este gran problema. Es el caso de dos jóvenes australianos que decidieron poner su granito de arena en esto de la preservación del medio ambiente y los fondos marinos diseñando lo que han llamado Seabin Project; un artilugio que prescindiendo de detalles técnicos, podríamos definir como un cubo o contenedor de basura acuático capaz de recoger las basuras que acaban en el mar.

Este artilugio está diseñado para utilizar en todo tipo de espacios acuáticos, no solo los mares, también está pensado para limpiar muelles, vías fluviales, lagos, puertos, vías de agua, clubes náuticos…
Consiste en un recipiente que actúa desde la superficie y es capaz de atraer todo tipo de basuras flotantes: plásticos, objetos, combustibles, etc.

De momento, como su propio nombre indica, Seabin es solo un proyecto. Pero un proyecto prometedor que cuenta con un prototipo que demuestra su eficacia a la hora de limpiar las aguas de basuras flotantes y dos emprendedores ilusionados que confían en su proyecto y en que un mundo más limpio y responsable es posible.
Actualmente buscan financiación que permita materializar la idea, o más bien permita establecer una producción del artilugio y lanzarlo al mercado.

Han logrado demostrar la eficacia de Seabin cerca de las fuentes del problema, en entornos controlados. Y es que los puertos, puertos deportivos y clubes náuticos son el lugar perfecto para empezar a ayudar a limpiar los océanos. No hay enormes olas oceánicas abiertas o tormentas en el interior de los puertos deportivos, se trata de ambientes relativamente controlados.
Cierto es que no abarcan la totalidad del problema de la contaminación marina. Y son conscientes de ello. Pero también saben que es un buen comienzo… y muy positivo.

Y como una imagen —a veces— vale más que mil palabras, mira:

Poniendo freno a la contaminación marina (por nuestro propio bien)

contaminación marinaSi fuéramos realmente conscientes de los efectos y de cómo nos afecta la contaminación marina, quizá algo cambiaría. Y es que uno de los grandes problemas es no somos conscientes del efecto boomerang que la contaminación marina produce…

Plásticos, metales, químicos o combustibles son solo parte de los múltiples residuos que desde las embarcaciones acaban en las profundidades marinas. pero no se quedan allí para siempre impasibles en el medio, sino que además de las devastadoras consecuencias que provocan en la flora y la fauna, gran parte de ellos son ingeridos por pequeños organismos que forman parte de nuestra cadena alimentaria global. Dicho de otra manera, esos residuos más temprano que tarde acaban en nuestro plato. Por todo ello, por nuestro propio bien y por el de los ecosistemas marinos debemos tener especial cuidado al deshacernos de cualquier tipo de desperdicio cuando estamos a bordo.

 

La basura nunca al mar

Muchas veces, a pesar de que somos conscientes de lo perjudicial de arrojar desperdicios al mar y no lo hacemos directamente, olvidamos que un día de viento o un mar agitado puede hacer que plásticos y todo tipo de basuras que se encuentran en la embarcación acaben en el mar.

Tener estos aspectos en cuenta y tomar medidas (mantener todos restos alimenticios, envases e incluso objetos personales bajo control y no deshacernos de ellos hasta llegar a puerto.

El aceite que utilizamos para cocinar en los barcos es extremadamente dañino para los ecosistemas marinos, por lo que debemos tener especial cuidado y depositarlos en los lugares adecuados una vez en tierra.

Lo mismo ocurre con las aguas del lavabo, deben ser liberadas en los puestos habilitados para ello en los puertos; y los restos generados por el motor (combustible, aceite, químicos, etc.), que también cuentan con sus propios puntos de recogida en los puertos.